Tiempo de Lectura: 4 minutos
imágenes: pixabay.com

Puedes creer que lo más difícil sea vender tu casa y comprar o arrendar una nueva hasta que llegas a la fase de organizar la mudanza, trasteo o acarreo y ¡te aterras!. Es que cada etapa suele ser difícil si no cuentas con la asesoría adecuada.

Mudarse puede ser un gran momento de tu vida o puede ser una pesadilla, todo depende de cómo abordemos el momento.

Mudarse implica un gran cambio en tu vida, implica no sólo una nueva vivienda, un nuevo entorno, nuevos lugares para realizar labores cotidianas; puede significar un nuevo proyecto de vida y para ayudarte que sea un proceso sencillo y organizado que inclusive disfrutes, te daremos algunos tips fáciles de seguir.

Respira hondo y comienza.

1.- Prepárate para la Mudanza:

Deshazte de lo que no necesitas: Aprovecha la ocasión para limpiar y deshacerte de todo aquello que has acumulado y no sirve para nada. No vale la pena llevarte a tu nuevo hogar cosas que realmente no utilizaras. Bota lo que no sirve y lo que aún si pero no usaras, regálalo. Es una excelente ocasión para darte cuenta que tienes más cosas que no usas (ni usarás) de lo que te imaginas.

Compra todo el material de empaque que requieras: Necesitarás proteger tus cosas, y eso implica colocarlas en cajas, empacarlas con material adecuado, envolverlas en plástico, etc. Asegúrate de tener cajas de diferentes tamaños y con material resistente, compra o consigue más de lo que creas necesitarás, para que una vez que comiences no te detengas por falta de material. Además agrega a tu lista: suministros de relleno, plástico de burbujas para envolver, hojas para envolver, papel periódico, tijeras, cinta para empacar, etiquetas, marcadores.

Organiza todo por escrito: Prepara un plan de trabajo bien detallado. Elabora una lista completa de todo lo que necesitarás para la mudanza, materiales, herramientas personales, hasta números de transportes especializados, presupuestos, etc.

2. Comienza con buen pie:

 

Selecciona un área de empaquetado: Escoge un espacio de tu casa amplio y agradable que te permita ir colocando las cajas que ya están embaladas de forma ordenada sin entorpecer tu libre tránsito.

Empaca una maleta para los primeros días: Debes estar preparado con lo elemental que necesitarás los días que estés desempacando en tu nueva casa. Incluye una barra de jabón, un cepillo de dientes y pasta dental, una toalla, ropa cómoda (camisetas o algo similar), algunos cambios de ropa y cualquier otra cosa que sepas va a necesitar cada miembro de tu familia durante los primeros días (mientras están desempacando).

De esta forma, todo lo que necesiten estará al alcance de sus manos. Mantén estas cajas o maletas en un lugar seguro donde no se van a mezclar con todo lo demás, tal vez en el carro o en un lugar lejos (en el trabajo o en la casa de algún vecino). Solo recuerda tenerlas contigo en el carro o cual sea tu método de transporte.

3. Inicia el proceso:

Una vez que haz realizado los pasos previos, comienza a empacar, hazlo cuarto por cuarto etiquetado claramente cada caja con la descripción de su contenido y a que habitación pertenece para que de esta forma puedas facilitarte el trabajo en tu nuevo hogar. Enumera las cajas, así sabrás si falta alguna.

Llena las cajas completamente de manera que los objetos no se muevan. Puedes rellenar espacios vacíos con periódico y así quedarán más seguros. Comienza colocando los más pesados y grandes en la parte inferior.

Empaca objetos frágiles que se puedan romper con mucho cuidado. De ser necesario, usa más capas de papel para envolver o plástico de burbujas para envolver dichos objetos.

Comienza a desarmar objetos y equipos: Desarma cada equipo por separado de ser necesario toma fotos para que sepas exactamente la forma en la que deberás armarlo en tu casa nueva. Coloca todas las piezas en bolsas herméticas con cierre, de acuerdo con el contenido y la habitación. Ubica todas las bolsas en una sola caja con las herramientas apropiadas, como llaves Allen, destornilladores, pinzas, etc. De esta forma, te será más fácil volver a armar todo una vez que te mudes.

Ve organizando las cajas ya terminadas en orden y lleva un registro de ellas para que sepas cantidades y contenidos, debes saber dónde está cada cosa.

Finalmente, revisa cada habitación y asegúrate que guardaste todo.

4. Contrata Servicio de Mudanza

Apóyate en personal especializado para el traslado de tus cosas, es una inversión necesaria que te dará tranquilidad.

Busca varios presupuestos y decídete por el que te ofrezca el mejor servicio a precio razonable.

Uno de los principales beneficios de las compañías de mudanzas y acarreos es que saben su trabajo, saben manejar tus muebles, protegerlos, organizar las cajas en el camión y además serán los responsables si algo sucede durante el traslado.

Debes dejar claro con ellos el inventario que trasladaran.

5. Legislación Vigente

En casi todos los países del mundo debes gestionar la permisología establecida en la ley antes de realizar la mudanza o trasteo. En el caso particular de Colombia, no restricción ni restricciones para realizar trasteos en carretera después de las 6:00 p.m. y antes de las 6:00 a.m. ósea que no son necesarios permisos para realizar trasteos en horas de la noche en carretera y por vías nacionales. Con la entrada en vigencia de la Ley 962 de 2005, no se requiere permiso alguno para efectuar Mudanzas.

Finalmente

Involucra a todos los miembros de tu familia, cada quien puede colaborar y poner su grano de arena para que este proceso sea divertido y ameno. Mudarse es un nuevo comienzo para todos, si lo haces con organización y siguiendo nuestros consejos lograrás que sea una buena experiencia.

También puedes leer: Cómo adaptar tu casa para los niños – ¡10 ideas útiles!