Tiempo de Lectura: 3 minutos

Como muchas cosas en la vida y sobre todo en una ciudad con casi 500 años y hoy día con casi 8 millones de habitantes, siempre hay historias o datos curiosos para contar, he aquí siete:

1. ¿Sabias que Bogotá fue declarada Ciudad creativa de la música por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco)?

El 07 de Marzo del 2012 la ciudad de Bogotá fue declarada por la UNESCO Ciudad creativa de la música.

2. Bogotá es la tercera capital más alta de Suramérica:

Después de La Paz, Bolivia y Quito, Ecuador; Bogotá es la tercera capital más alta de Suramérica ya que se encuentran a un promedio de 2.625 metros sobre el nivel del mar, mientras que el cerro de Monserrate está a 3.190 metros y el de Guadalupe a 3.316 metros.

3. La calle más estrecha:

Bogotá es una ciudad con grandes y amplias avenidas como la Autopista Norte y la Avenida Boyacá, las cuales en ciertos tramos tienen más de diez carriles. Lo que pocos saben es que, en contraste, entre las calles 25 y 26, y las carreras Novena y Décima se encuentra la que es considerada como la calle más estrecha de la capital, la cual tiene tan solo 20 centímetros de ancho y está ubicada frente al antiguo Teatro Olimpia.

4. Tres veces fundada:

La fecha celebrada como el día que se fundó Bogotá es el 6 de agosto de 1538. Pero en realidad esta fue la segunda fundación de la ciudad, ya que la primera ocurrió a finales de 1537 en lo que hoy es la carrera segunda con calle 13, es decir, junto al Chorro de Quevedo.

Gonzalo Jiménez de Quesada hizo lo propio en 1538 en la actual Plaza Santander. Es decir, fue en este lugar y no en el ‘Chorro’ donde se construyeron las doce chozas y una capilla.

Una tercera y definitiva fundación se dio el 27 de abril de 1539, fecha en que se resolvió la disputa entre Jiménez de Quesada, Sebastián de Belarcazar y Nicolás de Federmán. El acta de este hecho se firmó en la actual Plaza de Bolívar.

5. El primer nombre de la ciudad no fue ni Bacatá ni Santa Fe

Contrario a lo que muchos creen, el primer nombre de la ciudad no fue Bacatá ni Santa Fe. Por el contrario, Jiménez de Quesada nombró la naciente población como Nuestra Señora de la Esperanza.

6. El primer bus

Actualmente la movilidad es uno de las principales preocupaciones de los capitalinos. Este es un problema que por siglos ha aquejado a los bogotanos.

Esta situación llevó a que el empresario José Antonio Carrasquilla importara en el año de 1840 el que fue el primer bus de la ciudad, el cual era jalado por caballos y fue nombrado como ‘Cocli’.

7. Ciudad de iglesias y conventos

A los cronistas coloniales siempre les llamó la atención las numerosas iglesias y conventos que tenía Bogotá en sus primeros años.

La Catedral y la Capilla del Sagrario, San Ignacio, San Francisco y Santo Domingo (demolida a finales de los años cuarenta del siglo XX y cuyo lugar ocupa hoy el edificio Murillo Toro), San Agustín y La Candelaria, Santa Clara, La Concepción y Santa Inés (demolida en 1950 para la ampliación de la carrera Décima), el Carmen y La Enseñanza.

Esto, sin contar las ermitas de Belén, Egipto, Las Cruces, Las Aguas, Monserrate, Guadalupe, La Peña y San Victorino (que se cayó con el terremoto de 1827), las iglesias parroquiales de Santa Bárbara (hoy abandonada) y Las Nieves, La Recoleta de San Diego, La Veracruz, La Tercera, El humilladero (ubicada en la actual carrera 7ª con calle 16) y La Capuchina. Al lado de estas iglesias y conventos se fue formando paulatinamente la ciudad.

Ñapa

8. Bogotá rompió un récord mundial:

En el año 1974, por haber trasladado la estructura más pesada , la cual se trató de nada más y nada menos que de un edificio de seis pisos, el cual pesaba 7 mil toneladas, pues la Torre Codecom interfería con la construcción de la calle 19, por lo cual debió ser trasladada 9 metros.

9. Un restaurante con 200 años de historia

En Bogotá se pueden encontrar un sinfín de restaurantes, pero sin duda alguna ninguno de ellos es tan famoso como La Puerta Falsa, a la cual acuden gran cantidad de comensales cada día en búsqueda de sus muy populares tamales. Pero, esto no es lo único que lo vuelve inigualable, pues, dicho restaurante cuenta con unos 200 años de historia.

En el año de 1816 fue realizado un bazar, al cual no se invitó a los párrocos, acto que no le agradó mucho a la iglesia. Posteriormente, la mujer que organizó dicho bazar, decidió alquilar un local junto a la Catedral Primada, dicho puesto fue creciendo en popularidad, tanto que el mal entendido que existía entre la mujer y los párrocos quedó en el olvido.