Tiempo de Lectura: 2 minutos

Muchos de los países en América Latina se han visto afectados económicamente por la pandemia. Sin embargo, el sector inmobiliario en Colombia ha crecido un 2% y se espera terminar el año con un incremento del 3%.

Esta situación favorable para el pueblo colombiano se debe a que las empresas se han consolidado y han surgido programas de vivienda e interés social por parte del Gobierno.

La pandemia ha impulsado tendencias que ya se venían dando en el sector. Un ejemplo de ello es que se han incrementado las compras en línea, la digitalización y la automatización de gran parte de los procesos.

Mateo de los Ríos, director ejecutivo de Consulting en EY Colombia, organización que brinda servicios de Consultoría, Auditoría y Finanzas, opinó que las empresas inmobiliarias deben enfrentar los retos de hoy en día y deben enfocarse en los cambios más sólidos de conductas geopolíticas, macroeconómicas y tecnológicas, tales como la cultura de trabajo en casa. Esta nueva actividad ha demostrado a las empresas que es posible disminuir los costos sin necesidad de comprometer la productividad.

La tecnología se ha convertido en una nueva herramienta que podrá equipar los nuevos espacios para decidir de manera informada y consciente sobre los requisitos de espacio y cómo un determinado lugar puede ser refaccionado y utilizado de mejor forma.

Asimismo, se plantea la necesidad de que los minoristas reformulen cuál es el rol de las tiendas y cómo utilizarán los nuevos espacios. Las tiendas físicas, por ejemplo, se emplearán, cada vez, como bodegas, pues la pandemia ha hecho que las compras presenciales disminuyan y se incrementen las ventas en línea.

De los Ríos puntualizó que, en épocas previas, muy pocos se habrían imaginado realizar una compra o venta de un departamento por Internet. Sin embargo, ahora es una realidad ineludible, un cambio considerable que se viene dando en el gremio y que continuará. Además, los cambios impactarán al sector de la construcción.

Actualmente, el sector inmobiliario se encuentra en un punto de inflexión muy importante. Luego de muchos años, en que los precios de los activos se elevaron aceleradamente y la demanda de los inquilinos fue muy grande, es posible afirmar que el sector se enfrenta a su más grande desafío en las últimas décadas.

FUENTE: Sociedad de Bienes Raíces Latinoamérica